Producción y dinero

dinero y capitalismo

Para nadie debe ser un secreto que el dinero es fundamental en el capitalismo. Para algunos probablemente constituya la esencia, la razón de ser del capitalismo, y hasta de la vida.

Cuando hablamos de capital casi siempre estamos hablando de dinero. Pero ¿qué es el dinero y, por ende, el capital?

En términos económicos yo veo el dinero como una posibilidad. Quien tiene dinero puede inventirlo, o puede comprar artículos o servicios. En cualquier caso, el dinero posibilita que la economía se mueva.

Siendo justos no hay necesidad de dinero para que esto ocurra. Cuando decimos que la economía se mueve nos referimos a que en un territorio cualquiera se compra y se vende, es decir, se intercambia, y el intercambio puede, por ejemplo, basarse en el trueque.

Siendo justos también debemos dar como un hecho que en la historia de la humanidad el mayor desarrollo productivo ha ocurrido en la etapa capistalista, ligado sin dudas a la flexibilidad que brinda el dinero a las transacciones económicas, incluyendo facilitar la compra de fuerza de trabajo -cualquiera está dispuesto a trabajar por dinero.

Ahora, por mucho poder que parezca tener el dinero, en realidad el dinero tiene su valor, y este depende de la producción, o lo que es lo mismo, del trabajo. El dinero sirve para comprar lo que sea, pero para que alguien compre tiene que existir un vendedor, y para que exista un vendedor en algún sitio tiene que haber un productor, alguien que trabaje y produzca lo que se vende.

Se puede tener todo el dinero del mundo, pero si no hay nada que comprar, si no se produce nada para satisfacer nuestras necesidades, el dinero no vale nada.

Y como hemos visto la satisfacción de las necesidades es un asunto complejo y problemático, cuya solución está en abaratar los costes, o sea, en producir más con menos, en aumentar la productividad, lo cual conlleva un aumento en el valor del dinero: una persona puede comprar más con menos.

El dinero, en fin, no se hace a sí mismo: depende totalmente del trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *