Las necesidades en el sistema capitalista

necesidades humanas

Hasta ahora hemos visto que en el capitalismo existe un aparato productivo que genera artículos para poner a la venta. Así se satisface las necesidades de las personas que habitan el territorio en cuestión. Podría haber otras maneras, como la caza y la recolección a las que se dedican algunas tribus primitivas que dependen de la producción natural, o incluso el autoabastecimiento, por ejemplo, si se tiene un huerto en casa para satisfacer las necesidades alimentarias, pero la forma predominante en el capitalismo, y la que a nosotros nos interesa estudiar, es la satisfacción de las necesidades humanas a través del mercado o la comercialización.

Ahora, antes de seguir avanzando en nuestro análisis, urge decir que ceñir el capitalismo a una economía estrictamente comercial, es una simplificación, muy conveniente para nuestro estudio, pero que no se corresponde con la realidad. Muchas de las necesidades humanas en las sociedades capitalistas actuales se suplen a través del estado o el gobierno, o a través de organizaciones, por ejemplo, caritativas, que no tienen carácter comercial. Por otro lado, una economía en la que se utilice el mercado, o se intercambien o se vendan productos, no tiene que ser necesariamente capitalista.

Antes que nada debemos tener en cuenta que estamos hablando de personas. De cómo los habitantes de cierto territorio logran satisfacer algunas cosas necesarias para la vida, como la vivienda, el alimento, la higiene, la salud, incluyendo bienes que contribuyen a una mejor calidad de vida.

Pero los seres humanos somos animales sociales, y la vida social también tiene sus necesidades, empezando por la creación de un espacio común donde la vida de cada individuo se pueda desarrollar tanto a nivel personal como a nivel de grupo, y así a través de la historia van surgiendo satisfactores de la vida pública, desde un mercado en el que los individuos puedan acceder a sus bienes de consumo personal a carreteras por las que transitar o a las telecomunicaciones modernas.

Y como vivimos en grupo, y la vida colectiva es una necesidad en si misma, muchas de las necesidades a satisfacer se centran en garantizar la convivencia y la supervivencia del grupo, llegándose a la creación de aparatos de gobierno, estamentos policiales, y ejércitos así como de sistemas educativos, medios de comunicación de masa y demás que contribuyen a mantener el control, la cohesión y la convivencia social.

Como verán se trata de algo complejo, en lo que hay que incluir las necesidades de la producción como la maquinaria, la investigación, la gestión empresarial, y las necesidades del comercio, o sea, las necesidades que acarrea hacerle llegar los bienes producidos a las personas y entidades pertinentes, lo cual en el sistema capitalista incluye la necesidad de competir en el mercado, y da lugar, por ejemplo, a la existencia de la propaganda comercial.

Volvamos entonces a nuestro análisis, y bajo las condiciones impuestas, rápidamente nos damos cuenta que, cuando vivimos restringidos por un sistema de intercambio, un sistema de compra y venta mediado por el dinero, en el que la cantidad total de este permanezca constante, dedicar más dinero a ciertas necesidades significa dedicar menos dinero a otras necesidades, o lo que es lo mismo, que no hay forma de satisfacerlo todo ni a todos, excepto si la satisfacción de las necesidades se abarata, hay que pagar menos, o el valor relativo del dinero versus los bienes disminuye.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *