Capitalistas y empleados

capitalismo economia

En nuestro modelo de sociedad capitalista comenzamos a partir de un territorio en el que las personas llevan a cabo sus actividades económicas con la intervención del dinero.

De momento vamos a restringir estas personas a dos tipos: capitalistas y empleados. Los primeros son los propietarios de los negocios, de las empresas, de las fábricas, etc, y los segundos, tras firmar un contrato, trabajan en esos negocios, empresas, fábricas a cambio de un salario (en dinero). Así el dinero D queda repartido en cualquier momento entre capitalistas y empleados:

D = dcs + des = dc1 + dc2,etc) + de1 + de2 + de3…, etc

Sin ahondar mucho debe quedar claro que existen diferentes tipos de capitalistas, o propietarios, como por ejemplo, banqueros y terratenientes, cuya repercusión podrá ser analizada más adelante, y diferentes tipos de empleados, desde gerentes a peones, que cumplen diferentes funciones dentro de las empresas para las que trabajan, y cuya diferenciación, sin duda, puede influir en el funcionamiento general del sistema capitalista. Por ahora no interesa entrar en detalles.

 Profundizando un poco, vemos que el capitalista invierte, se gasta, su dinero, o capital, en crear negocios o empresas en las que emplea trabajadores, a los que les paga una cantidad determinada de dinero, salario, en la producción o generación de bienes materiales y servicios, que luego el capitalista, por su propia cuenta o mediante contratos con otros capitalistas, lleva al mercado, donde los bienes se ponen a la venta para satisfacer las necesidades de las personas que viven en el territories, o consumidores, recuperando el capitalista así su inversión y, si todo le va bien, generando un beneficio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *